Hecha a volar tu imaginación, goza mi cuerpo como nunca con nadie lo has hecho, que yo no te pondré impedimento, al contrario, me perderé en calor de tus brazos y gozaremos juntos la intensidad de la pasión que se encienda en la habitación, donde tu y yo seremos cómplices principales de nuestra entrega, que sea un momento inolvidable, haremos que ese lugar arda de calor, de pasión, de lujuria y de esa entrega.